> Verso y converso

lunes, 2 de enero de 2017

Primero de enero.

Mi pueblo sacude parsimonioso la pereza que el año viejo
al saludarse con el nuevo año les dejó,
y ahogados en la modorra soporífera del alcohol
duda entre levantarse o seguir durmiendo.

El sol calienta.
El sudor entre sábanas ofende el olfato,
el pueblo medio borracho bosteza,
se estira, se frota los ojos
tratando de ver la otra realidad,
la de sus sueños.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Los fantasmas de tu ausencia


Cada vez que estas ausente me visitan los fantasmas,
visiones imaginarias que me agobian desde siempre,
si, esos que tengo aposentados en el alma
habitantes indeseables, inquilinos torturantes.

Siempre que estas ausente alucino en la locura,
me sumerjo trastornado en el delirio insomne
de soñar despierto sobre amores y amarguras
del ayer, de mis pecados y de mi pasado joven.

Por eso mujer, te pido: ¡No me abandones!
No te alejes de mí por ningún motivo
pues tu ausencia es fuego, que mi amor consume,
y tu presencia bálsamo, que me mantiene vivo.

Diógenes Armando Pino Ávila

jueves, 24 de noviembre de 2016

Como un parto


Como duele ese poema
que se abraza a los pliegues del alma
para no salir.
Como rasga las entrañas
y desgarra el corazón
aquellos versos sentidos
que se niegan a nacer.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

DESVARÍO



En la penumbra de mi aposento te aguardo,
 Insomne y silencioso,
no te conozco pero te presiento
y cada noche pinto tu rostro de una manera diferente
cual artista desquiciado que hace y rompe bocetos
en un delirio febril inagotable.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Aprendí a contar de nuevo



He tenido tantos amores
y se me olvido contarlos.
 Pero hoy que te conozco
me obligas a reconciliar
con  mi maestra de preescolar,
a redescubrir la de primaria
y a reencontrarme con Baldor.
 Sin demora tendré
que aprender a contar de nuevo
y asignarte un código,
se me antoja que debes ser
 La Alfa- uno.
A pesar de todo mi pasado.

Diógenes Armando Pino Ávila

jueves, 3 de noviembre de 2016

Infinitud del tiempo


Sin física y sin matemática
 descubrí la forma de alargar el tiempo.
Es una sencilla fórmula:
Estar lejos de ti.
Pero ahora no encuentro la pócima
que cure el dolor  que me produce
 tu insoportable ausencia.

Diógenes Armando Pino Ávila

jueves, 27 de octubre de 2016

MUJER DESNUDA


Quisiera ser marinero osado para levar anclas en mi velero de sueños
Y desde la borda del deseo que quema mi cuerpo y consume mi alma,
Con el catalejo de la pasión  otear el horizonte oculto de tu sexo.